Anterior Siguiente

Lagar de Bezana

Historia

Todo nació en la década de los 90’ cuando el empresario radial Ricardo Bezanilla se aventuró en el mundo de las viñas.

Eligió una tierra única ubicada en el Valle del Cachapoal, a los pies de la Cordillera de los Andes, donde decidió arrancar los manzanos del campo y plantar las primeras parras de Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. Con los años, se vio obligado a reemplazar el Merlot, ya que en los suelos de aluvión Cordillerano no prosperaba. De a poco fue experimentando con otras variedades como: Petit Verdot, Carmenère, Malbec, Grenache y Mourvèdre para complementar los originales Cabernet-Sauvignon y Syrah.

Los vinos de Lagar de Bezana están fuertemente influenciados por el suelo, el clima cordillerano, sus cielos claros y noches frescas. Así, los vinos expresan un color intenso, elegancia de taninos y carácter propio.

Hoy en día su familia perpetúa su legado.


Lagar de Bezana

Nuestra Visión

Representar en cada copa de vino el fruto que hemos visto nacer y crecer en el Valle del Alto Cachapoal, marcando así una diferencia en calidad y estilo, siendo vinos 100% de terroir del Alto Chachapoal.

Lagar de Bezana

¿Por qué Cult Wine?

Por qué Cult Wine? En Lagar de Bezana vivimos la cultura del vino, literalmente. La palabra cultura deriva del cultivo de la tierra, que es el origen del vino y de nuestro modo de vivir. Creemos que hacer vino es un arte, y parte esencial de nuestra cultura. Arte que no depende sólo del proceso de elaboración, sino que también de la conjugación de la uva con el clima y el suelo. Tratamos de subrayar este hecho con nuestras etiquetas, que reproducen obras del artista chileno Bororo, inspiradas en nuestra viña.


Historia Nuestra Visión ¿Por qué Cult Wine?